Papel de Esparto y Mr. McMurray

Publicado por: UBEDIES ARTESANÍA En: Historia del Esparto En: lunes, marzo 20, 2017 Comentario: 0 Hit: 2146

ESPARTO ESPAÑOL EN LA INDUSTRIA PAPELERA BRITÁNICA Y EL EMPRESARIO WILLIAM MAC MURRAY

Ya conocemos la estrecha relación entre el esparto y la industria papelera a finales del siglo XIX , pero parte destacada también fue un empresario ingles conocido como William Mac Murray al que se le atribuye una gran influencia en nuestro país por ser fabricante de utensilios de alambre en Escocia y su empresa alcanzó mucho éxito suministrando a la industria papelera de todo el mundo malla de alambre continuo para las máquinas de papel. También se convertiría en fabricante de papel, empresario papelero y propietario de algunos periódicos. En 1847 se trasladó al sureste de Inglaterra donde tuvo cuatro fábricas papeleras. Buena parte del papel se hacía con esparto del sureste de España, donde McMurray arrendó grandes fincas para su recolección, construyó factorías donde transformarlo y lo exportó a Gran Bretaña en sus propios barcos de vapor; debido a la escasez de trapos para hacer papel a mediados del siglo XIX se resolvió en Gran Bretaña con la introducción del esparto como materia prima.

La primera patente para fabricar papel y cartón con esparto se registró en Inglaterra en 1839. Varios fabricantes de papel experimentaron con métodos específicos para obtener pasta papelera.

A partir de 1865 buena parte de este papel se realizó con el esparto importado desde las fincas que William McMurray controlaba en España y el Norte de África, el cual subía en barcazas por el río Támesis desde los muelles de Londres y se descargaba en una dársena o muelle en la boca del río Wandle, que también era propiedad de McMurray y que llegó a ser conocido como «McMurray Canal».

William McMurray llegó tarde al negocio de la exportación del esparto, pero lo hizo cuando se produjo la primera crisis productiva motivada por el excesivo arranque de la planta durante una década (1865-1875) y que provocaría la quiebra de algunas compañías británicas, a las que logró suplantar en poco tiempo haciéndose con buena parte del negocio. Para ello estableció una empresa dedicada a la adquisición y exportación del esparto español, McMurray y Compañía de Almería, Águilas y Cartagena, dependiente de su matriz con sede en el número 39 de Queen Street, Cheapside, Londres.

El primer gran negocio espartero que conocemos lo realizaría en noviembre de 1875 en la capital británica, al adquirir de la empresa Esparto Fibre Company Ltd. la producción de la finca espartera más importante del Sureste español: el Coto de Cortes, en el norte de la provincia de Granada, con una extensión de 7.000 Ha y propiedad del duque de Abrantes. El contrato era por dos años, obligándose McMurray a pagar a cuenta 3.000 libras esterlinas; pero éste, al posponer el pago de la obligación, provocaría la ruina de la empresa británica, no sabemos si intencionadamente. Al poco, en 1880, lo encontramos ya como arrendatario directo de esta finca, situada a más de 150 km del mar.

En 1877, se haría con la producción de buena parte de los espartizales de las provincias de Murcia y posiblemente Almería.

La producción procedente del sur de Albacete y norte de Murcia se concentraba en Cieza, sede de muchas empresas esparteras, desde donde se trasladaba en ferrocarril hasta el puerto de Cartagena. Este sector era controlado por otro sobrino de McMurray , George McFarlane.

Estos dos centros intermedios de almacenamiento, donde es posible que se realizaran unas labores iniciales de limpieza y empacado del esparto, se correspondían con sendas factorías situadas en la costa, dedicadas a preparar y prensar el esparto para su exportación. La de Águilas, llamada «Santa Natalia» y situada en la playa del Bol, a las afueras de la población, junto a otras factorías de esparto y fundición, fue adquirida hacia 1875. La elección de Águilas no fue casual pues se convertiría en el primer puerto español de exportación de esparto, con unos porcentajes que oscilaron entre el 31 y el 47 % del total español durante el periodo comprendido entre 1886 y 1915.

En la prensa local de Cartagena de agosto de 1879 aparecía una relación de las principales empresas de la ciudad entre las que figuraba «Prensa para esparto. Guillermo Mac Murray, La Palma.

El comerciante visitaba sus propiedades en España regularmente y firmaba contratos comerciales en los que aparece ocasionalmente como vecino de Cartagena. La fama e influencia de William McMurray en el Sureste español fue impresionante. Así, en la exposición celebrada en Granada en 1876 fue uno de los dos únicos premiados en el ramo espartero, apareciendo como vecino de Cortes y en la prensa de Cartagena se le denominaba como «el conocido y rico comerciante Sr. William M.Murray».

Pero fue en la ciudad de Águilas donde se dejó sentir más su influencia. Debido a sus innumerables obras benéficas Pero sin duda su prestigio se incrementó gracias al donativo que realizó para la apertura de un paseo marítimo que, tras demoler una colina rocosa, permitió comunicar su fábrica de esparto con el nuevo puerto de Levante que se construía por entonces. El municipio, agradecido, decidió en enero de 1878 denominar aquella calle como «Paseo de McMurray». Tal denominación se conservó hasta finales del siglo XIX, en que se cambió por la actual de «Paseo de Parra». Posteriormente, una pequeña calle transversal recibió el nombre de «Calle de MacMurray».

Según las crónicas, era la industria más grande de su tipo en Londres y una de las fábricas de papel mejor equipadas del Reino Unido: aún proporciona un recordatorio excelente de la fábrica y del tipo de papel que producía con el esparto español.

Fuentes consultadas: Archivo de la Región de Murcia.

Fotografía de portada: Tim Johnson.

Comentarios

Deja tu comentario