ESPARTO Y ARQUEOLOGÍA EN GRANADA.

Publicado por: UBEDIES ARTESANÍA En: Historia del Esparto En: jueves, noviembre 23, 2017 Comentario: 0 Hit: 1323

Restos Arqueológicos de esparto en la Cueva de los Murciélagos en Albuñol (Granada), 7000 años de historia.

La cueva de los murciélagos de Albuñol es uno de los hallazgos originariamente más espectaculares de la prehistoria peninsular , gracias a sus especiales condiciones medioambientales de la cavidad se habían preservado en perfecto estado de conservación más de sesenta restos humanos momificados doce de estos cadáveres aparecían colocados en un semicírculo alrededor de un esqueleto de mujer vestido con túnica de piel y adornado con un collar de esparto del que pendían caracoles de mar y un colmillo de jabalí labrado, distribuidos en distintas salas se encontraron también vestidos con túnicas de esparto y así como tocados con forros y calzado de esparto también, junto a cada uno de ellos había un cesto o bolsa de esparto, dos de ellos contenían tierra y en los restantes mechones de cabello , conservando sus primitivos colores en el momento del descubrimiento rojo y verde .

La cueva de Albuñol no es objeto de estudio hasta mediados de los años setenta momento en que se efectúan las primeras dataciones de C14 sobre una muestra de esparto y otra a partir de dos útiles de madera, a continuación se realiza un importante estudio fundamentalmente tecnológico sobre cestería, cordelería, tejidos en esparto que sitúan este conjunto dentro de un Neolítico medio final andaluz .

El conjunto de piezas realizadas en esparto que se conserva hoy en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid junto a la práctica totalidad de las piezas de la cueva de los murciélagos se eleva a cuarenta y nueve entre las que destacan sin duda el conjunto de cestos y sandalias que constituyen un legado excepcional de los objetos de uso cotidiano del neolítico final.

Pero si espectacular es el conjunto de los cestos no lo es menos el de las sandalias de las cuales el museo arqueológico nacional conserva quince ejemplares completos y dos fragmentos, la mayoría trece de ellas están realizadas a partir de un núcleo central compuesto el cual se va rodeando de una cuerda en espiral que completa la pieza. Los otros dos ejemplares restantes forman su suela uniendo una larga cuerda en forma de trenza que va enroscándose alrededor de sí misma. Existen por último otro grupo de piezas realizadas mediante el esparto, como unos discos planos que probablemente se traten de tapaderas anillas , esteras y restos de tejidos que no podemos concretar si en su origen formaban parte bien de esteras, grandes cestos o incluso de vestimenta.

Las nuevas dataciones por carbono 14 a partir de varias muestras de otros objetos de esparto del mismo yacimiento permiten situar este conjunto entre el 5,200 y el 4.600 AC lo que lo convierte en el más antiguo testimonio de cestería y cordelería de la Península Ibérica conocido en la actualidad .

Creo que todos nos conformaríamos con que al menos unas zapatillas nos duraran un par de años, creo que el esparto nos ha dado buena razones para que nos hagamos unas de esparto como antaño.

Fuente de las fotografías: Museo Arqueológico Nacional.

Comentarios

Deja tu comentario